Naturalex TriCarb+

Completa bebida energética con sales y BCAA

Autor: Morath (Rodrigo Borrego) https://www.foroatletismo.com/autor/morath/

Hola, soy TriCarb+, mi nombre lo debo al trío de hidratos de carbono (amilopectina, fructosa, dextrosa) que siempre me acompaña, el apellido “+” lo gané gracias a los pluses que vienen conmigo en forma de sales minerales, aminoácidos ramificados (BCAA) y taurina y estoy dispuesto a ser tu bebida energética de referencia y a acompañarte hasta el infinito y más allá si hace falta.

Esta podría ser la carta de presentación del Naturalex TriCarb+, una bebida energética bastante completa y que bien podría servir como “bebida para todo” porque no sólo aporta energía, sino que viene también acompañada de las correspondientes sales y encima gana algún puntillo extra gracias a sus BCAA.

De hecho, en varias ocasiones he dicho de él que me parece una “bebida autosuficiente”, una de ésas que te podrías llevar si te dijeran que vas a tener que hacer tropecientas horas de ejercicio y que sólo te puedes llevar un suplemento nutricional.

Podríamos verlo como una especie de “reponedor continuo eficaz y eficiente de la leña de la caldera, un trabajador incansable que se encargará de que, mientras no falle el sistema digestivo no nos falte el material con el que generar la energía que necesitamos para seguir practicando la actividad deportiva”. Obviamente, esto es una situación ideal porque hacen falta muchas más cosas, que no te pases de rosca, que tus estructuras físicas aguanten… pero, bueno, con él, casi podrías olvidarte de la búsqueda del combustible.

Por cierto, no te pienses que todos estos hágalos hacia el Naturalex TriCarb+ vienen por su parte técnica (léase composición nutricional) pues otras de sus grandes bazas, también muy importante, es su sabor, lo fácil que se preparar, traga, digiere y asimilar… Sí, me ha gustado mucho, no puedo negarlo.

Como en todas las bebidas energéticas, la parte de los hidratos de carbono es una de las piezas clave y en este caso, tenemos tres actores: amilopectina, fructosa y dextrosa. La amilopectina es un hidrato de carbono complejo con un paso muy rápido por el estómago con asimilación “no tan rápida” (que no lenta) como la de los otros dos, ambos simples y muy rápidos, sobre todo la dextrosa. Estos dos últimos suelen ir juntos (la fructosa es un pelín más lenta y se centra más en la reposición del glucógeno hepático que el de las reservas energéticas musculares).

El motivo para “jugar” con diferentes fuentes de carbohidratos es para tratar de aprovechar el hecho de que se asimilan y transportan de formas diferentes por lo que se puede aumentar la cantidad máxima de ellos que el organismo es capacidad de “procesar”. Según muchos estudios, parece que hay consenso en que con una terna como esta se podrían llegar a “quemar” hasta noventa gramos de hidratos de carbono por hora en lugar de los sesenta que se suelen tomar como referencia cuando se habla de la mezcla clásica de dextrosa y fructosa.

Ojito porque esos treinta gramos “extra” suponen un 50% de aumento y, si con el entrenamiento adecuado fuerais capaz de llegar a asimilar a esos ritmos de 90 gramos por hora, podríais llevar el acelerador bien a fondo y durante mucho rato. Ahí lo dejo, para que lo penséis un poco y echéis cuentas si queréis.

Si añadimos el hecho de que dos terceras partes de los hidratos de carbono (66%) son azúcares entendemos rápidamente por qué el Naturalex TriCarb+ se recomienda principalmente para durante la actividad física, sobre todo, si ésta es a intensidades medias o altas.

Pero no se queda ahí la cosa porque, si ahora metemos en la ecuación los aminoácidos ramificados que incluye y que a mi juicio son los responsables del “+” de su nombre, tenemos una bebida que gana muchos puntos para poder utilizarla también en tiradas de larga duración, sea entrenando o compitiendo.

Con esos BCAA (l-leucina, l-isoleucina y l-valina) le echamos un cablecillo al organismo para que, entre otras cosas, pueda mitigar parcialmente los procesos de destrucción muscular y que, en definitiva, redunda nuevamente en ese objetivo de intentar correr más rápido y durante más tiempo.

Aunque esté refiriéndome al Naturalex TriCarb+ continuamente como “bebida energética”, huelga decir que viene con la pertinente cantidad de sales minerales pues, sin ellas, el motor acabaría gripando tarde o temprano, por mucha energía que le enchufemos. Sin reponer energía podemos estar mucho rato haciendo deporte porque en el cuerpo tenemos energía más que de sobra (en forma de hidratos de carbono o grasas principalmente) pero, si no reponemos líquido y sales, caeremos más pronto que tarde, eso es ley.

En esta parte mineral volvemos a tener otro trío de actores que son, como seguramente habéis intuido, los tres típicos: sodio, potasio y magnesio que se presentan en forma de cloruro sódico, citrato potásico y carbonato de magnesio. A ellos podéis añadir el carbonato cálcico y en la parte vitamínica, la vitamina C.

Como he comentado al analizar otros productos de Naturalex, puede parecer una formulación sencilla e incluso simplona si se atiende al número de nutrientes diferentes que se incluyen, pero, ¿es acaso un indicador adecuado para valorar la bondad de una bebida energética ese número de nutrientes o ingredientes? A mí no me parece crítico, creo que es infinitamente más importante analizar qué se ha puesto, cuáles son sus proporciones, para qué y por qué se ha puesto… y ahí, os aseguro que no han dejado las cosas al azar, sino que se lo han trabajado mucho en la marca.

Dejando ya de lado un poco la parte puramente técnica, para tomarnos un Naturalex TriCarb+ deberíamos mezclar, según la marca, 50 gramos de polvo con entre 700 y 1000 mililitros de agua lo que nos daría como resultado un preparado con unas 161 kcal provenientes principalmente de sus 40 gramos de HCs (26’5 de ellos azúcares).

Esos cincuenta gramos corresponden teóricamente a un cacito, aunque en las mediciones que he hecho se me ha ido más bien hacia los 62’5 gramos así que dejaría “un pelín” de cazo sin llenar. No obstante, como pasa siempre con este tipo de productos, al final, lo que debemos hacer es experimentar y terminar de adaptar la mezcla a nuestras necesidades y preferencias personales.

Tomando como referencia “un cacito”, utilizar un litro de agua se me hace “un pelín demasiado” si queremos tener una bebida energética pues queda muy diluida a mi juicio. No obstante, podría ser interesante prepararlo así si lo que queremos es tenerla de apoyo y primar la reposición líquida e ir complementándola con geles, barritas, etc. ¿Veis por qué os decía lo de que depende de para qué y para quién?

Me parece más versátil tender hacia esos 700 mililitros de agua o, apurando un poco, los 600-650 que hacen muchos bidones de los de bicicleta, quizá en ese rango de líquido es donde se consigue la preparación más versátil y polivalente, ya no sólo por el tema nutricional sino también por el tema del sabor como comentaré un poquito más adelante.

Por lo que a mí respecta y, por favor, tomándolo sólo como un simple “ejemplo de cómo lo utiliza alguien”, la forma que más me ha gustado ha sido la de preparármelo con un poco menos de lo que hace un cazo (diría que alrededor de los 40 gramos porque lo dejo a poco más de la mitad) y medio litro holgadillo de agua, dentro de un bidón que me sirve como complemento a un segundo en el que llevo sólo agua. De esa forma, puedo ir echando en traguillo de Naturalex TriCarb+ cada 20-25 minutos (por decir algo más o menos estándar porque depende de mil factores) y, cada dos o tres tomas, complemento con el trago de agua que me sirve también tomar algún gel energético, barrita, fruta deshidratada…

Si la tirada fuera de varias horas, también podríamos añadir en algún momento (p. ej. tras cinco o seis horas), como ya os comenté o propuse en el artículo del Naturalex Recover FX, una toma de esa bebida de recuperación aprovechando alguno de los avituallamientos.

La verdad es que, al final, la mejor forma de afinar la pauta de uso de todos estos suplementos nutricionales es el ensayo error, aunque, obviamente, respetando al menos unos principios mínimos lógicos y basados en lo que dicen o recomiendan los que realmente saben de nutrición, fisiología, entrenamiento, etc.

Por último, para ponerle la guinda al pastel, hablemos del sabor que, en mi caso, ha sido el de limón, aunque también podéis optar por el de naranja, el otro sabor disponible en los momentos de escribir este artículo.

El sabor lo marca mucho pero no es ese típico sabor cítrico que marca la acidez y que deja un tanto indefinida la fruta a la que pertenece, sino que casi diría que tiende más al toque amargo del sabor a pomelo. Me es difícil a veces describir esto de los sabores, pero diría que la sensación más cercana que me evoca la toma es la de estar chupando un cacho de corteza de limón de las que arrancas cuando vas a preparar p. ej. un arroz con leche.

Este sabor se acentúa cuanto menos fría esté el agua y, obviamente, cuanto más concentrada haya sido la mezcla, por eso decía antes que, antes de bajarle la cantidad de líquido, iría probando progresivamente, sobre todo, si no os gustan las bebidas con mucho carácter en la parte del sabor.

Recién preparado, con agua fresquita en la que se disuelve con mucha facilidad y con una concentración media o baja (lo de los 50 gramos en algo más de 700 mililitros) queda delicioso, se traga con mucha facilidad y quita muy bien la sed además de que, aunque pueda quedar un poco de regusto, me parece que es agradable y que ayuda a alegrarnos un poco el posible “sufrimiento consentido” del entrenamiento o competición en la que estemos.

Sin embargo, si no estamos en esas condiciones ideales y se va recalentando, el sabor cobra cada vez más protagonismo y se acentúa progresivamente, sobre todo, si no tenemos la precaución de removerlo bien antes de cada sorbo, no sólo para que se reparta bien la mezcla sino para minimizar el posible polvillo que se haya podido posar en la superficie o en el fondo.

Me es difícil también valorarlo porque es algo con una componente personal muy alta pero, si trato de objetivizarlo todo lo posible, diría que, por cómo funciona, el sabor está muy bien ya que quita muy bien la sed, anima a tomarlo, no deja la boca pegajosa ni pastosa pero, viéndolo en global, quizá estaría bien darle un repasillo a ver si fuera posible rebajarle un poco ese carácter para que lo marcara algo menos.

Lo digo no porque el sabor me parezca malo o un punto negativo sino únicamente porque creo que con ese pequeño cambio a lo mejor se le podría ampliar aún más el rango de posibles usuarios que, como he ido comentando a lo largo del artículo, me parece tremendamente amplio.

Además, pensadlo por un segundo, si el único punto en el que le he conseguido buscar las cosquillas al Naturalex TriCarb+ es esta matización del sabor, es muy buena señal y significa que me ha convencido y gustado mucho.

Por lo tanto, a modo de cierre, conclusión, resumen o como queráis verlo: prestadle atención al Naturalex TriCarb+ si estáis buscando una bebida energética polivalente que os pueda servir “prácticamente para todo” y que sea muy completa, aportándoos no solo energía sino también sales minerales y aminoácidos ramificados lo que la hace perfectamente apta para utilizar en prácticamente cualquier fase de la actividad deportiva: antes, durante o después.

Eso sí, donde ya sí que lo borda y juega sus mejores bazas es en las actividades de intensidad media o alta de duración media o larga porque, gracias a su composición, permite ir ingiriendo lo principal que hace falta en las calderas del organismo para llevarlo con el pedal del acelerador pisado a fondo.

¿A que con este último párrafo os han venido a la mente competiciones tipo ultra? Es normal y es en ellas en las que el Naturalex TriCarb+ se puede convertir en uno de vuestros mejores compañeros y aliados. Ahí lo dejo, que cada uno lo interprete como estime oportuno.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *